Seleccionar página

Mi Tren Cochabamba: ¿Socializamos?

 

Acepción de socializar, según el diccionario de la Real Academia de la Lengua: “Extender al conjunto de la sociedad algo limitado antes a unos pocos; Hacer vida de relación social”: Y es lo que hace el Grupo ICADI en su Tren en Cochabamba. Trabajar en la socialización del proyecto con los municipios involucrados. Avanzar en kilómetros, pero con el apoyo de toda su gente. “Socializar es una parte del Proyecto totalmente desconocida para nosotros en España; aquí, sin embargo, es lo primero se hace”, explica Domingo García, gerente del Grupo Joca en el país. “El objetivo es ir explicando a todos los ciudadanos afectados por proximidad de los trabajos las obras que se van a realizar”.

Colegios, barrios, asociaciones… Los ciudadanos están organizados por distritos vecinales y cuentan con un representante al que se le transmite lo que se va a hacer y cómo se va a hacer.

Según García, la socialización nace a partir de tres procesos por los que tienen que pasar los proyectos de gran envergadura. En primer lugar, se realiza una consulta previa: toma de decisión de los pueblos, ciudades o departamentos donde se aprueba el estudio de un proyecto que se cree que resolverá alguna necesidad básica de la región. Se pasa luego a la consulta pública. Estamos en el momento de la elaboración del estudio a diseño final que cuenta con la participación de la ciudadanía del pueblo, ciudad o región en área de influencia de proyecto. “Esta participación debe aportar variables en la identificación de riesgos sociales y culturales con la población a la hora de emplazar el proyecto”, subraya el gerente.

 

 

La tercera fase, conocida como relacionamiento comunitario, es la participación constante de uno o varios gestores sociales que informen oportunamente sobre las etapas del proyecto para que la población en el área de influencia esté informada y no se genere malestar en las zonas por el desconocimiento de los procesos constructivos. Por otra parte, se avanza en la educación de la población circundante hacia el respeto de las obras que se van empleando.

“Todo este proceso está respaldado con listas de participación, actas de apoyo, de sugerencia, de resolución de dudas, aportes técnicos, aportes culturales y sociales y de registro fotográfico, y en última instancia es entendido como “proceso de Socialización”.  Domingo García conoce bien el terreno sobre el que trabaja. Porque estos meses en Cochabamba ha permitido poner cara al proyecto y a quienes lo hacen posible. Obras con nombre y apellido, cercanas a su gente. Aquí en Bolivia el tema de la socialización es imprescindible, hay que atender al “pueblo” y si no lo hacemos no se pueda avanzar en el trabajo”.

Esto obliga desde un principio a socializar para que el proyecto pueda ser aprobado, para su participación en la consideración de factores sociales y culturales que la parte técnica y operativa del proyecto no considera y para la educación del uso del servicio ya implementado.

 

Departamento de Socialización

Su importancia es tal que en obras de esta magnitud hay que disponer de un departamento de Socialización. Joca tiene un equipo para este cometido formado por un experto externo más personal propio contratado por la Asociación Tunari. Por su parte el Ministerio también tiene su equipo para socialización con el que se trabaja conjuntamente.

En el caso del Tren Cochabamba, que abarca 5 municipios, “el trabajo es arduo y permanente”, reconoce Domingo García. El relacionamiento comunitario se trabaja en permanente acompañamiento con el proceso constructivo. Por otro lado, está la socialización con organizaciones sectoriales que están fuera del área de influencia pero que sí se sienten afectados con la falta de información. El objetivo es contar, comunicar de una manera transparente y directa la obra que se ejecuta.

“El proceso de relacionamiento de parte de la empresa hacia la población a partir de la socialización es muy importante ya que genera la confianza necesaria para garantizar la ejecución de las diferentes etapas constructivas”. Y no se equivoca el gerente de Joca. “La imagen de una empresa accesible, que atiende de manera personal a la gente que está en área de influencia, que explica los procesos constructivos para que la gente prevea su cambio de dinámica social, aportará progresivamente las opiniones y las voluntades para la resolución de conflictos en caso de percances sociales con alguno de los sectores que quiera generar algún bloqueo”.

 

 

Pero más allá de la obligación está la proximidad, la cercanía, esa manera de trabajar del Grupo Icadi y que es la que marca la diferencia.  Poco a poco, hoy Joca forma parte de la familia cochabambina. Así lo cree el gerente, que recibe saludos y buenas palabras a pie de calle. “Es una curiosidad social que, si haces parte del proceso de construcción con la gente en área de influencia, esta misma gente sentirá un sentido de apropiación del proyecto”.

En la fase de estudio a diseño final se realizaron reuniones con distritos de la ciudad de Cochabamba, con los representantes de los otros municipios, con sindicatos, con organizaciones sectoriales bordeando las 50 reuniones… En estos meses de ejecución se estima una cifra mayor entre reuniones de acercamiento con autoridades locales, reuniones de socialización y atención a solicitudes de información.

El móvil de Domingo García suena otra vez. “Mañana socializamos con nuevos vecinos”, dice apuntando en su agenda. La lista es larga. Tan larga como merece un tren que dará servicio a cerca de 1,2 millones de personas. Ellos quieren saber… y Joca quiere contar.